El carnaval

Tres comparsas compitiendo por ser la campeona de la edición, con centenares de protagonistas en la pasarela, doce imponentes carrozas y la creatividad y talento en un espectáculo mágico de color y alegría. Un show increíble y majestuoso con sello propio.
EL MAYOR ESPECTÁCULO A CIELO ABIERTO DEL VERANO EN NUESTRO PAÍS.

Miles de personas por noche de carnaval bailan al paso de las comparsas, en uno de los mejores carnavales del mundo.

Toda la potencia de la historia de una ciudad que late al compás del carnaval, donde las batucadas empiezan a marcar el ritmo desde septiembre y explotan en las noches de enero y febrero.

Casi 1000 integrantes, 70.000 plumas y 1.000.000 de lentejuelas hacen de cada noche una vivencia inolviable.


Las comparsas

Ará Yeví (Tiro Federal Gualeguaychú) Kamarr (Centro Sirio Libanés) Marí-Marí (Club Central Entrerriano) O’Bahía (Club de Pescadores Gualeguaychú) y Papelitos (Club Juventud Unida) son las cinco comparsas que hacen el Carnaval del País.

Comparsa Papelitos Comparsa Mari Mari Comparsa Ará Yeví Comparsa O'Bahía Comparsa Kamarr

Cinco comparsas de clubes de la ciudad son los que crean este espectáculo mágico.

En cada edición compiten tres comparsas, que desde el mes de marzo trabajan en sus talleres con el objetivo de ser la ganadora de la competencia.

Cada comparsa se divide en diferentes escuadras, que van desarrollando el tema elegido.

El director y su equipo creativo desarrollan los diseños de cada uno de los trajes y carrozas y las batucadas y bandas musicales de cada comparsa crean sus propuestas musicales especialmente para el tema de la edición.

La reina, la pasista y el animador son algunas de las figuras que se destacan entre los más de 300 integrantes de cada una, enmarcados en cuatro imponentes carrozas, que se destacan en el mundo por su creatividad y escala.

Comparsas II

El corsódromo

Una pasarela de 500 m. de largo y 8 m. de ancho permite que las comparsas puedan lucir su brillante e imponente show.

Corsódromo
DESDE 1997 ES EL PRIMER CORSÓDROMO DE LA ARGENTINA Y EL SEGUNDO EN SUDAMÉRICA.

30.000 personas disfrutan sentadas, distribuidas entre tribunas, palcos y zona VIP con miradores aterrazados.

Posee excelentes condiciones de visibilidad y sonido desde cualquier sector para apreciar un show de cuatro horas de duración donde desfilan 12 carrozas y 900 integrantes.

Una iluminación totalmente controlada que permite disfrutar de los más mínimos detalles, un sonido de alta definición y una ubicación adecuada hacen del Carnaval del País una experiencia única e inolvidable.

El entusiasmo y alegría de los integrantes enloquece a las decenas de miles de espectadores que comparten la emoción y la euforia de una fiesta única.


La competencia

En cada noche de carnaval desfilan tres comparsas que compiten por ser la campeona de la edición.

Jurados especializados, repartidos a lo largo del circuito, puntúan a cada una en una planilla especialmente formulada para evaluar cada aspecto importante de las comparsas participantes.

UNA COMPETENCIA DE ALTO NIVEL, EVALUADA POR ESPECIALISTAS.

La tarea de evaluación está a cargo de un jurado, distinto cada fin de semana, que lo conforman prestigiosas figuras de la plástica, la danza y el arte nacional. Los jurados evalúan el tema y su realización en cada detalle y cada rubro, completando las planillas confeccionadas a tal fin.

Se premian 9 meses de gestación de un espectáculo que pone en escena a 1000 integrantes. Un trabajo artesanal en el que 700 personas por comparsa se reúnen en tres talleres: de trajes, de carrozas y de espaldares, para luego concentrarse en tareas más minuciosas, como bordar 16.000 lentejuelas en un sólo vestido.

Una vez terminadas las noches de carnaval se realiza un evento en el que se abren los sobres, uno a uno, contabilizando los puntos otorgado por cada jurado.

La comparsa que suma más puntos es la Campeona de la edición, ganando la posibilidad de salir en la próxima.

Las dos comparsas que no ganan, descansan un año y vuelven a salir las dos que habían quedado afuera.


Historia del carnaval

Desde fines del siglo XIX Gualeguaychú, como otros pueblos de la provincia, tuvo en su carnaval, la máxima expresión de alegría y diversión colectiva.

En un principio, se desarrollaba por las tardecitas, ya que la ciudad no contaba con adecuada iluminación (la energía eléctrica recién se instala en 1907).

UNA HISTORIA CON MÁS DE 100 AÑOS.

Durante el siglo XX el carnaval de Gualeguaychú fue sufriendo diferentes transformaciones y formatos. En la década del 20 hubo una memorable comparsa, la Comparsa de Nerón, que representaba al emperador romano y que llegó a tener 200 integrantes.

En las décadas del 30 y del 40 se impusieron las murgas tradicionales, que luego fueron desplazadas por las murgas con cornetas de caña y papel.

Para mediados de la década del 70, parecía que el carnaval de Gualeguaychú nada más tenía para ofrecer. Los juegos con agua y de otros tipos habían derivado en violencia, por lo que poco a poco, las familias se iban alejando de nuestros corsos.

La vitalidad y creatividad de las carrozas estudiantiles de la ciudad, sumado a un emprendimiento comercial de la ciudad que, en 1978, decidió sacar una comparsa que renovó artisticamente el carnaval, dieron origen a esta nueva etapa.

El primer corso organizado con nuevo formato y llevado adelante por las instituciones de la ciudad re realizó en 1979, y luego del año 1981 se produjo el estallido de esplendor que no paró de crecer hasta nuestros días.


Saber más